¿Cómo protegerse de las arrugas?

Parecía que nunca iban a llegar ya que de jóvenes tenemos una amplia visión del tiempo y todo se nos puede hacer muy largo. Estudiamos, buscamos trabajo y nos vamos asentando en el mundo laboral y personal. Pero un año te das cuenta de que ya están aquí y aquella frase de ¡Uy, me falta mucho para los 30! se ha quedado bastante atrás.

Freedigitalphotos.netEmpieza una etapa de la mujer donde hay que prestar especial atención a la piel del rostro, cuidarse ahora será una garantía con el paso de los años y llegaremos a los 40 con un aspecto más joven y una piel muy preparada para el deterioro paulatino que empieza con el paso de los años. A partir de los 30la regeneración cutánea se ralentiza y hay que procurar darle a nuestra piel los cuidados necesarios antes de que se vean los primeros signos de que está pidiendo ayuda.

Uno de los consejos básicos es que hay que estimular es la producción de colágeno que es una proteína que sostiene muchas estructuras corporales y que da la formación a la piel. Nuestra piel en ese aspecto siempre se ha cuidado sola y ella misma producía el necesario, sin embargo ahora necesitará un aumento en la producción de colágeno que en un plazo corto de tiempo se traduce en una restauración la tersura de la piel y la corrección de las arrugas.

Los antioxidantes también deberán formar parte de tu vida diaria, ya sea a la hora de alimentarte como para elegir tratamientos para tu piel. En estos años los antioxidantes nos ayudarán a combatir el deterioro de las células, fortalecer nuestro sistema inmunitario y retrasar así el proceso de envejecimiento, proceso en el cual nos podemos involucrar totalmente.

Se estima que entre el 50 al 80 por ciento del daño en la piel ocurre en la niñez y la adolescencia, durante la exposición intensa al sol, que causa quemaduras severas. A pesar de que este efecto es bien conocido, mucha gente aún cree que broncearse en la niñez es sinónimo de salud. Incluso muchos padres preocupados por la exposición al sol aún confían demasiado en las pantallas solares y no en la ropa.

Exposición a la luz solar en la edad adulta: La mayoría de las personas menores de 70 años tiene por lo menos un desorden de piel y muchas tienen tres o cuatro. Todos experimentan cambios en la piel mientras envejecen, pero una vida larga no es el único determinante del envejecimiento de la piel. Los antecedentes familiares, los genéticos y el comportamiento tienen un impacto profundo en el inicio de los síntomas del envejecimiento de la piel.

10 secretos para verse más joven

Si nuestra edad comienza a delatarnos, es tiempo de seguir éstos 10 secretos para verse más joven y combatir aquellos molestos signos del envejecimiento. En otras palabras, lucir naturalmente rejuvenicidos, gracias a simples cuidados que no sólo se llevarán años de nuestra apariencia, sino que también nos harán ver más saludables y revitalizados.

1. Demorar el proceso de envejecimiento: La mayoría se preocupa de la apariencia externa y de cualquier signo visible, pero el envejecimiento de la piel no se da aisladamente del resto del cuerpo. Para vernos naturalmente más jóvenes, debemos dar a nuestra piel, las vitaminas y minerales que ésta necesita.

Por ejemplo: El demorar el proceso de envejecimiento, requiere de una exposición controlada al sol, no tanta como para quemarnos o dañar la piel, pero sí la cantidad suficiente para incentivar, en nuestro cuerpo, la producción natural de Vitamina D. Una excelente forma de verse más joven, es evitando la deficiencia de Vitamina D, en nuestro organismo.

2. Entender cómo y por qué envejece la piel: El hecho de que nuestra piel represente el 15% de nuestro peso corporal, la hace el órgano más grande de nuestro cuerpo. Por ello, entender su estructura, además del cómo y por qué envejece, es uno de los primeros paso hacia una apariencia más joven.

Una piel sana y rejuvenecida, no sólo dependerá de la condición de nuestra epidermis, sino también de cuan bien pueda absorber y retener humedad. Una piel que retiene agua de forma natural (una piel hidratada), conserva una apariencia más juvenil que aquella que con el paso de los años, se vuelve más seca y como consecuencia, propensa a las arrugas.

3. Broncearse envejece: Así es, mientras que la cantidad apropiada de sol puede hacernos lucir más jóvenes, luminosos y sanos; la debida exposición puede causar daños irreparables a nuestra piel. La prolongada exposición, agota nuestras reservas corporales de Vitamina B y a largo plazo, es la principal responsable de envejecimiento prematuro de piel e incluso del cáncer de piel.

Nada más acertado que aquellos consejos de proteger nuestra piel, de los dañinos rayos UV.

4. Alimentar nuestra piel con vitaminas: Algunas vitaminas pueden darnos una piel más joven. Por ejemplo, la Vitamina C ayuda a combatir las arrugas y finas líneas de expresión, al incentivar la producción de colágeno. La Vitamina E ayuda a una mejor apariencia al protegernos de los rayos UV (ultra violeta) y también al eliminar los radicales libres dañinos.

5. Las rosas rejuvenecen: En efecto, el agua de rosas alimenta e hidrata la piel. Aquellas pieles maduras se ven tonificadas y rejuvenecidas, con el agua de rosa; además de usarse para suavizar las arrugas y restaurar la vitalidad e hidratación del rostro.

Aquellos aceites de rosas cosméticos, son excelentes a la hora de cuidar nuestra piel, gracias a sus propiedades regenerativas y elevados niveles de colágeno y elastina, ideales para prevenir el envejecimiento prematuro, las arrugas, entre otros.

6. Hacer ejercicio: Mantenernos en forma y activos físicamente, hará maravillas por nuestra apariencia, sobretodo medida que envejecemos. No olvidemos, uno suele juzgar la edad en base a qué tan ágiles somos, que tan en forma nos vemos, etc.

7. Perder peso: Uno puede llegar a verse años más joven con sólo bajar unos kilos y reducir grasa corporal. Pues el exceso, no sólo daña nuestra apariencia, sino que también estresa nuestro organismo e incrementa el riesgo de enfermedades. Un cuerpo enfermo, no suele ser sinónimo de juventud.

8.Usar suplementos vitamínicos: La superficie de nuestra piel cambia constantemente, mientras nuestro cuerpo la renueva de forma natural. Para una apariencia más joven, podemos ayudar a éste proceso, utilizando antioxidantes especialmente formulados, tales como la vitamina E y la coenzima Q10, para complementar la cantidad que se encuentra en las células de la piel.

9. Cuidar nuestro cabello: A la hora de verse más joven, el cabello juega un papel enorme. Una cabellera sana, suave y brillosa es sinónimo inmediato de juventud.

Pero, aunque su importancia sea innegable, son muchos quienes han abusado (en especial las mujeres). Allí tenemos el tinte, la permanente, el laceado, la decoloración; un sin fin de elementos que se han llevado el acondicionado natural del nuestro cabello. Así que, de ser necesario, es tiempo de echar mano a un buen tratamiento nutritivo y regenerador.

10. Unas uñas fuertes y sanas: Durante la búsqueda por lucir más jóvenes, muchos se olvidan de las manos. Sin tener en cuenta que unas manos envejecidas, pueden arruinar todo el efecto logrado. Por ello, siempre hay que tener cerca una botella de crema de manos/uñas y hacer uso de ella cada vez que tengamos contacto con el agua.

Tags:

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *